Nunc dimitis

Se ha levantado
el día anunciando colores,
aún es de noche.
Yo voy hacia el sur,
y un único retazo de
arco iris permanece
singularmente vertical si
de tanto en tanto alzo mis ojos.
No contemplé antes nada semejante,
es extraño que otros no reparen en ello…
Madre, piensas en mí.
La tarea toca a su fin.

Anuncios

Parábolas sobre el ingrediente secreto.

“Sucede con el  reino del Padre
como con una mujer.
Ella tomó un poco de levadura,
la ocultó en la masa
y la convirtió en grandes panes.”

Evengelio de Tomás 96

[Mateo 13:31,32; Marcos 4:30-32; Lucas 13:18-19]

Las parábolas son la expresión natural de una mentalidad que ve la verdad en inágenes concretas en vez de concebirla por medio de abstracciones… En su forma más sencilla, la parábola es una comparación tomada de la naturaleza o de la vida diaria que atrae al oyente por la viveza o singularidad y deja la mente con cierta duda sobre su aplicación  exacta, de modo que estimula una reflexión activa… Ahora bien, las metáforas más sencillas pueden convertirse, mediante la adición de detalles, en una especie de relato, de modo que los detalles sirvan para desarrollar una situación…
LAS PARABOLAS DEL REINO
C.H. DOOD

Entre susurros

Amor mío,
acerca sin miedo tu rostro a mis labios
y atiende a mis susurros como al murmullo de la fuente:
Contempla conmigo todo un mundo engalanado por su hacedor.
Ven, míralo cubierto de injusticia y dolor...



Despierta alma mía pues, completa e incomparablemente
a este contento, la vastedad de la compasión
y transita inaccesible al desaliento.
¡ Preocúpate por nada más al fin
que del bienestar de todos los seres,
el beneficio de los que innumerables veces
fueron nuestros propios hijos !
Aparece la luna entre nubes,
ilumina la noche y el horizonte,
los que no duermen lo ven con claridad.

Cada día

Cada día me siento, humilde ante mi maestra…
” Hijo mío, no hay ignorancia ni fin de la ignorancia,
ni vejez ni muerte, ni fin de la vejez y de la muerte.
Confía en tu anciana madre
y descansa en la sabiduría que todo los trasciende,
sin ofuscamiento en la mente, no tengas miedo
y alcanza lo que hay más allá del error,
lo que apacigua completamente todos los sufriemientos.”

Devoción y victoria

Aunque he obtenido libertad,
soy pobre en la Sabiduría,
que es su esencia.
Aunque he penetrado el Dharma,
malgasto el tiempo
haciendo otras cosas.
Bendícenos, maestra inigualable
a mí y a los torpes como yo,
para que podamos otorgar las condiciones favorables
que conducen las las criaturas a la felicidad.

Inconquistable aún hoy, florece en febrero

Más allá de la noche que me cubre
negra como el abismo insondable,
doy gracias al dios que fuere
por mi
invicta alma.
En las azarosas garras de las circunstancias
nunca me he lamentado ni he pestañeado.
Sometido a los golpes del destino
mi cabeza está ensangrentada,
pero erguida.
Más allá de este lugar de cólera y lágrimas
donde yace el horror de la sombra,
la amenaza de los años me encuentra,
y me encontrará,
sin miedo.
No importa cuán estrecho sea el portal,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino:
soy el capitán de mi alma.

William Ernest Henley
1875 Invictus

Sagrados libros

” Grábame como un sello sobre tu corazón;
llévame como una marca sobre tu brazo.
Porque fuerte es el amor,

como la muerte,
e inexorable la pasión,
como el sepulcro.
Divina llama es este ardiente fuego

del amor;
ni los más profundos mares pueden apagarlo,
ni todos los ríos juntos ahogarlo “

Cantar de los Cantares 8,  6-7a