Cada día

Cada día me siento, humilde ante mi maestra…
” Hijo mío, no hay ignorancia ni fin de la ignorancia,
ni vejez ni muerte, ni fin de la vejez y de la muerte.
Confía en tu anciana madre
y descansa en la sabiduría que todo los trasciende,
sin ofuscamiento en la mente, no tengas miedo
y alcanza lo que hay más allá del error,
lo que apacigua completamente todos los sufriemientos.”

Anuncios

Buen corazón que abres las puertas

Pase lo que pase, no abandones el camino,
no te alejes de la práctica.
Cuando todo esté perdido,
la compasión te abrirá todas las puertas.